A LA REINA DEL DIVINO QUERER.

A LA REINA DEL DIVINO QUERER

 

          Madre mía hermosa, que estás en el Cielo, haz que a tu Jesús no ofenda jamás; por tanto no permitas que me separe nunca de la Divina Voluntad.

          Reina del Divino Querer, tómame en tu regazo materno y enséñame a vivir sólo de Voluntad Divina.

          Reina Soberana, viviendo en la Divina Voluntad te pido para mí y para todos tu santa bendición descienda ésta como celestial rocío sobre los pecadores y los convierta, sobre los afligidos y los consuele, sobre el mundo entero y lo transforme al bien, sobre las almas del Purgatorio y extinga en ellas el fuego que las quema. Tu bendición materna sea prenda de eterna salvación para todas las almas. Así sea.

LUISA PICARETA.

ORACIONES DE PROTECCION SAN MIGUEL.

ORACIONES DE PROTECCIÓN

Bienaventurado San Miguel Arcángel, sé mi guardián y custodio en todos mis caminos y batallas espirituales; que tu santa protección me acompañe de día y de noche. Defiéndeme del enemigo de mi alma y sus agentes del mal. Guíame por el buen sendero. Líbrame de ofender a Dios. En la hora de mi muerte, tómame de la mano y llévame contigo a la gloria del padre Eterno. Amén.

San Miguel: Ilumíname con tu luz.
San Miguel: Protégeme con tus alas.
San Miguel: Defiéndeme con tu espada. Amén.

(Se conceden 300 días de indulgencias si se dice esta oración una vez al día, aplicable a las almas en purgatorio —

O Espíritu Santo, divino Espíritu de luz y de amor, te consagro mi intelecto, mi corazón, mi voluntad y todo mi ser para toda la eternidad.

Que mi intelecto sea siempre dócil a Tus inspiraciones divinas y a la enseñanza de la Santa Iglesia Católica de la cual Tu eres infalible guía. Que mi corazón se llene siempre con el amor el Dios y a mi prójimo; que mi voluntad pueda estar siempre en conformidad con la voluntad divina, y que pueda mi vida entera ser una imitación fiel de la vida y las virtudes de Nuestro Señor y Salvador Jesucristo, a quien, con el Padre y contigo, el Espíritu Santo, sean para siempre el honor y la gloria. Amen

(Se conceden 300 días de indulgencias si se dice esta oración una vez al día, aplicable a las almas en purgatorio — en consagración de Pío X. Esta oración puede ser renovada solamente en su primer párrafo)

ROSARIO DE CONVERSION. DANIEL DE MARIA.

 rosario de conversion

en las cuentas chicas se dice EN VEZ DEL AVE MARIA. SE DICE.

te amo Jesus y vuelvo a ti
en las que separan  EN VEZ DEL PADRE NUESTRO SE DICE.
te adoro o dios todopoderoso
y en las tre ultimas
Con  Maria voy a ti
segunda con Maria estoy en ti
tercera con Maria me entrego a ti

un Diostesalve Reina y Madre…..SALVE Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra; Dios te salve. A Ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a Ti suspiramos, gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos; y después de este destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clementísima, oh piadosa, oh dulce siempre Virgen María!

V.Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.
R.Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.

Oración
Omnipotente y sempiterno Dios, que con la cooperación del Espíritu Santo, preparaste el cuerpo y el alma de la gloriosa Virgen y Madre María para que fuese merecedora de ser digna morada de tu Hijo; concédenos que, pues celebramos con alegría su conmemoración, por su piadosa intercesión seamos liberados de los males presentes y de la muerte eterna. Por el mismo Cristo nuestro Señor.

R.Amén

 

y Dios convertira a los NO conversos hay que colocar eL Nombre de la persona que van a orar pOr  LA conversion
[28/07/2016, 2:03] Jorge Ch.: si alguien lo reza y pone a un incoverso y este se convierte que de testimonio

ORACION EFICAZ EN MOMENTOS DE NECESIDAD. AGUSTIN DLE DIVINO CORAZON

ORACION EFICAZ EN TUS MOMENTOS DE NECESIDAD.

SAGRADO CORAZON DE JESUS, VOS QUE ME MANIFESTASTEIS VUESTRA MISERICORDIA INFINITA, VUESTRO AMOR EXCESIVO POR TODAS LAS CRIATURAS, HEME AQUI CON MI CORAZON ATRIBULADO, ACONGOJADO, SUPLICANDOOS LA AYUDA QUE PODAIS PRODIGARME; CON MI CORAZON INFLAMADO DE PROFUNDA CONFIANZA ACUDO A VOS PARA QUE LOS RAYOS INFINITOS DE VUESTRA MISERICORDIA TRASPASEN MI CORAZON Y SEA LLEVADO A DAROS GLORIA, A RENDIROS TODA LA ADORACION QUE LOS HOMBRES NO OS DAN Y QUE COMO EL HIJO DE DIOS OS MERECEIS. CONFIADO EN VUESTRA PROTECCION Y CONVENCIDO DE SER ESCUCHADO POR UN PADRE DE AMOR DONO POR ENTERO TODO MI SER. Y ME RINDO A VUESTRA DIVINA VOLUNTAD. AMEN

ORACION PARA DAR GRACIAS A DIOS POR LO QUE NOS DA.

Mira, Padre, lo que tienes ante Tu Vista.
Yo soy la Miseria. Perdóname, Padre,
porque no soy digna de haber
recibido todas estas gracias.
No merezco nada, porque soy Nada.
Permite a esta Nada apoyarse en Ti,
en Tu Infinita Bondad.
Te amo, Padre Amado,
a pesar de mi miseria y mi nada.
Necesito Tu Fuerza para
poder trabajar y cumplir
todo lo que debe ser cumplido
con tu Gracia.
Amén.

CORONILLA POR LAS ALMAS SACERDOTALES Y RELIGIOSAS.

CORONILLA POR LAS ALMAS
SACERDOTALES Y RELIGIOSAS.
La Coronilla se compone de doce cuentas. Cada cuenta tiene cinco jaculatorias y
un gloria, para simbolizar los doce pilares de la Iglesia: las doce tribus de Israel
y los doce apóstoles, y las cinco llagas de Nuestro Señor Jesucristo, Sumo y
Eterno Sacerdote.
En las cuentas del Padre Nuestro se dice:
Padre Eterno os ofrezco la Preciosísima Sangre de
Nuestro Señor Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote, por
la conversión y salvación de todos los sacerdotes y
religiosos del mundo entero.
En las cuentas del Ave María se dice cinco veces:
V/ Divino Corazón de Jesús, viviente en el Corazón de
María.
R/ Vivid y Reinad en todos los corazones de los
sacerdotes y religiosos y consumidlos en vuestro puro
amor.
En cuentas de gloria se dice:
V/ Corazones unidos de Jesús y de María.
R/ Haced que vuestros sacerdotes y religiosos tengan
fecundidad en su ministerio y la victoria contra el
maligno.
Para finalizar repetir 3 veces:
V/ Nuestra Señora del Sagrado Corazón.
R/ Rogad por todas las almas sacerdotales y religiosas.
Amén.
Preces:
V/ A nuestro Santo Padre el Papa.
R/ Cúbrelo con tus dones y con tus Gracias, Señor.
V/ A los Cardenales.
R/ Asístelos con los resplandores de tu Luz, Señor.
V/ A los Arzobispos y Obispos.
R/ Que los acompañe siempre el Espíritu Santo, Señor.
V/ A los sacerdotes y religiosos en exilio.
R/ Reconfórtalos, Señor.
V/ A los sacerdotes y religiosos en tentación.
R/ Sostenlos, Señor.
V/ A los sacerdotes y religiosos misioneros.
R/ Anímalos en seguir tu camino, Señor.
V/ A los sacerdotes y religiosos que padecen
enfermedades del cuerpo y del alma.
R/ Sánalos, Señor.
V/ A los sacerdotes y religiosos que se encuentran tristes.
R/ Alégralos, Señor.
V/ A los sacerdotes y religiosos que sufren calumnias y
persecución.
R/ Guárdalos en tu Corazón, Señor.
V/ A los sacerdotes y religiosos que se sienten aislados
en sus congregaciones religiosas.
R/ Déjalos entrar en la llaga de tu Divino Costado para
que sientan tu presencia y tu amor, Señor.
V/ A los sacerdotes y religiosos que padecen soledad.
R/ Sé tú, la compañía, Señor.
V/ A los sacerdotes y religiosos que no se sienten
amados.
R/ Llena sus corazones de tu amor, Señor.
V/ A los sacerdotes y religiosos con nostalgia de patria.
R/ consuélalos, Señor.
V/ A los sacerdotes y religiosos ancianos.
R/ Haz que se preparen dignamente para la entrada en tu
mansión eterna, Señor.
V/ A los sacerdotes y religiosos formadores en los
seminarios y casas religiosas.
R/ Derrama tu Sabiduría Divina, Señor.
V/ A los sacerdotes y religiosos pobres.
R/ Socórrelos, Señor.
V/ A los sacerdotes y religiosos predicadores.
R/ Asístelos con la Luz de tu Santo Espíritu, Señor.
V/ A los sacerdotes y religiosos difuntos.
R/ Dales tu gloria, Señor.
V/ A los sacerdotes y religiosos turbados.
R/ Dales tu paz, Señor.
V/ A los sacerdotes y religiosos agonizantes.
R/ Ábreles las puertas del cielo, Señor.
V/ A los sacerdotes y religiosos en peligro.
R/ Forma una coraza de protección, Señor.
V/ A los sacerdotes y religiosos que se hallan en pecado.
R/ Devuélveles la Gracia, Señor.
V/ A los sacerdotes y religiosos que dudan del
Sacramento de la Eucaristía.
R/ Muéstrales tu verdadera presencia en la Hostia Santa,
Señor.
V/ A los sacerdotes y religiosos que han abandonado su
vocación sacerdotal o religiosa.
R/ Atráelos nuevamente a tu mansión de amor, Señor.

V/ A los sacerdotes y religiosos que están en
desobediencia con el Santo Padre y el Magisterio de la
Iglesia.
R/ Hazlos dóciles, Señor.
V/ A los sacerdotes y religiosos que son motivo de
escándalo y deserción para muchos fieles de tu Iglesia.
R/ Báñalos en los Ríos de tu Gracia, Señor.
V/ A los sacerdotes y religiosos tibios en su fe.
R/ Enfervorízalos, Señor.
V/ A los sacerdotes y religiosos liberales en sus
pensamientos.
R/ Corrígelos en sus desvíos, Señor.
V/ A los sacerdotes y religiosos contaminados por el
mundo posmodernista
R/ Purifícalos con tu Sangre, Señor.
V/ A los sacerdotes y religiosos decadentes en la oración.
R/ Elévalos hacia tu presencia, Señor.
V/ A los sacerdotes y religiosos absorbidos por el
consumismo y ansias de poseer.
R/ Libéralos, Señor.
V/ A los sacerdotes y religiosos que hacen de su vocación
una profesión más.
R/ Aclárales el camino, Señor.
V/ A los sacerdotes y religiosos que son motivo de
discordia.
R/ Únelos en tu amor, Señor.
V/ A los sacerdotes y religiosos que han caído.
R/Levántalos, Señor.
V/ A los sacerdotes y religiosos soberbios.
R/ Abájalos, Señor.
V/ A los sacerdotes y religiosos en crisis vocacional.
R/ Abrásalos en tu Sagrado Corazón, Señor.
Oremos.
Padre Celestial, por los méritos infinitos de Jesucristo,
Sumo y Eterno Sacerdote y en la unidad del Espíritu
Santo, acoge favorablemente nuestras súplicas y toma en
Vuestras Venerables Manos nuestra oración, en esta
noche de jueves sacerdotal; danos sacerdotes y religiosos
santos y haz de nuestras familias semilleros vocacionales.
Amén.
https://aparicionesdejesusymaria.files.wordpress.com/2011/06/4_triunfo-de-mi-inmaculado-corazc3b3n-y-reinado-del-sagrado-corazc3b3n-mar-may-20082.pdf

ACTOS DE REPARACION. AGUSTIN DEL DIVINO CORAZON.

Actos de reparación

V/ Corazón Sagrado de Jesús, mientras más se blasfeme contra vuestros misterios. R/ Más creeremos nosotros en ellos, oh Sagrado Corazón de Jesús. VII 255

V/ Corazón Sagrado de Jesús, mientras más se esfuerce la impiedad en querer arrebatarnos nuestras inmortales esperanzas. R/ Más esperaremos en vos, oh Corazón, única esperanza de los mortales.

V/ Corazón Sagrado de Jesús, cuanto más resistan Vuestros Divinos Atractivos, los corazones ingratos. R/ Más os amaremos nosotros, oh Corazón de Jesús, infinitamente amable.

V/ Corazón Sagrado de Jesús, mientras más atacada sea Vuestra Divinidad. R/ Más la adoraremos, oh Divino Corazón de Jesús.

V/ Corazón Sagrado de Jesús, mientras más olvidadas o quebrantadas sean Vuestras Santas leyes. R/ Más las observaremos, oh Santísimo Corazón de Jesús.

V/ Corazón Sagrado de Jesús, mientras más despreciados y abandonados sean Vuestros Sacramentos. R/ Con mayor amor y respeto los recibiremos, oh Corazón bondadoso de Jesús.

V/ Corazón Sagrado de Jesús, mientras más desconocidas sean Vuestras adorables virtudes. R/ Más nos esforzaremos por imitarlas, oh Corazón de Jesús modelo de todas las virtudes.

V/ Corazón Sagrado de Jesús, mientras más trabaje el infierno en la perdición de las almas. R/ Más nos inflamaremos en el deseo de su salvación, oh Corazón de Jesús, Cuidador de las almas.

V/ Corazón Sagrado de Jesús, mientras más tendencia haya al VII 256 sensualismo y mayor empeño en destruir la abnegación y el amor al deber. R/ Más nos aplicaremos a abnegarnos y a vivir en espíritu de sacrificio, oh Corazón de Jesús saciado de oprobios.

SUPLICA ARDIENTE A LOS SANTOS ANGELES.

SUPLICA ARDIENTE A LOS SANTOS ANGELES.
INFORMACION. APDO POSTAL 7-86 CP. 37260 LEON. GTO.

(Con aprobación eclesiástica del Vicariato de Roma, 6 de febrero de 1997 P. Luigi Moretti Secretario General)

¡Dios Uno y Trino, Omnipotente y Eterno! ¡Antes de acudir a Tus siervos, los Santos Ángeles, para implorar su auxilio, nos postramos ante Tu presencia y Te adoramos, Padre, Hijo y Espíritu Santo!

¡Alabado seas y glorificado por toda la eternidad!

¡Todos los Ángeles y los hombres que creaste Te adoren, Te amen, Te sirvan, Dios Santo, Fuerte, Inmortal!

¡Y tú, oh María, Reina de todos los Ángeles, acepta benigna los ruegos que le les dirigimos a tus siervos y preséntalos al Altísimo, tú, que eres la omnipotencia suplicante, la medianera de las gracias, a fin de que obtengamos gracia, salvación y auxilio! Amén.

Os lo suplicamos:­ ¡Conducidnos con seguridad a la Casa del Padre Celestial! Vosotros, Nueve Coros de los Espíritus Bienaventurados. ­ ¡Apresuraos, socorrednos!

Os suplicamos: ¡apresuraos, socorrednos! La Sangre Preciosísima de Nuestro Señor y Rey se ha derramado por nosotros.

Os suplicamos: ¡apresuraos, socorrednos! El Corazón de Nuestro Señor late amorosamente por nosotros.

Os suplicamos: ¡apresuraos, socorrednos! El Corazón Inmaculado de María, la Virgen Purísima, vuestra Reina, palpita amorosamente por nosotros.

Os suplicamos: ¡apresuraos, socorrednos!

Arcángel San Miguel

Príncipe de los Ejércitos Celestiales, vencedor del dragón infernal, recibiste de Dios la fuerza y el poder para aniquilar, por la humildad, la soberbia del príncipe de las tinieblas. Te suplicamos insistentemente, nos alcances la verdadera humildad de corazón, la fidelidad inquebrantable para cumplir siempre la voluntad de Dios, y fortaleza en el sufrimiento y en la prueba. Socórrenos para que no desfallecer ante el trono de la justicia de Dios.

Arcángel San Gabriel

Ángel de la Encarnación, fiel mensajero de Dios, abre nuestros oídos para que estén atentos a las más leves advertencias y toques del Corazón de Nuestro Señor. Permanece siempre junto a nosotros, te suplicamos, para que comprendamos debidamente la Palabra de Dios, la sigamos y obedezcamos, y cumplamos dócilmente aquello que Dios quiere de nosotros. Haz que estemos siempre disponibles y vigilantes para que el Señor, cuando llegue, no nos encuentre dormidos.

Arcángel San Rafael

Tú que eres lanza y bálsamo del Amor de Dios, hiere, te suplicamos, nuestro corazón con el Amor ardiente de Dios. Deja que nunca sane esta herida, para que perseveremos cada día en el camino de la caridad y que todo venzamos por el amor.

¡Ayudadnos, santos y poderosos hermanos, siervos ante Dios! ­ Defendednos de nosotros mismos, de nuestra cobardía y tibieza, de nuestro egoísmo y ambición, de nuestra envidia y desconfianza, de nuestras ansias de riqueza, bienestar y fama.

Desatadnos de las cadenas del pecado y del apego a las cosas temporales.

Quitadnos las vendas de los ojos que nosotros mismos nos pusimos para no tener que ver las necesidades de nuestro alrededor y poder así tranquilamente, ocuparnos y compadecernos de nosotros.

Traspasad nuestro corazón con la santa ansiedad de Dios, para que no dejemos de buscarlo con ardor contrición y amor.

Contemplad la Sangre del Señor derramada por nuestra causa. Contemplad las lágrimas de vuestra Reina derramadas por nuestra causa. Contemplad en nosotros la imagen de Dios, desfigurada por nuestros pecados, que Él por amor imprimió en nuestra alma. Ayudadnos a conocer, adorar, amar y servir a Dios. Ayudadnos en el combate contra el poder de las tinieblas, que sutilmente nos rodea y acecha. Ayudadnos para que ninguno se pierda y un día estemos reunidos en la eterna bienaventuranza. Amén.

Durante la novena rezamos por la mañana la Súplica Ardiente, y a lo largo del día invocamos a menudo a los Santos Ángeles:

San Miguel, asístenos con tus Santos Ángeles, ¡ayúdanos y ruega por nosotros!

San Gabriel, asístenos con tus Santos Ángeles, ¡ayúdanos y ruega por nosotros!

San Rafael, asístenos con tus Santos Ángeles, ¡ayúdanos y ruega por nosotros!